Mi Manada

Estàndard

Yo tengo una Manada. Está repleta de Lobas feroces que comparten la vida. Mi Manada tiene nombres y apellidos, y Cachorros que corren libres como nosotras.

En mi Manada se toma el sol desnuda y se ríe a carcajadas. En mi Manada nos lamemos las heridas y lloramos abrazadas, echamos de menos a nuestros perros y recojemos animales abandonados para cuidarlos.

Mi Manada mueve la fuerza del Universo. Mi Manada es la Tormenta y la Calma. Es el Mar y la Arena. El Desierto y la Nieve.

En mi Manada se camina descalza y se abraza al prójimo; y plantamos grandes raices, como enormes baobabs donde los pájaros puedan posarse y los monos quieran trepar siguiendo a nuestros hijos, nuestros lobeznos. Ellos son nuestros seres más queridos. Nuestros miedos más profundos. Y es por ellos que luchamos como bestias enseñando dientes, colmillos y garras. Hasta morir, si hace falta.

En mi Manada todas nos queremos, pero tambien amamos a otros hombres y otras mujeres. Y las respetamos. Y los respetamos.

Esta Manada que decis ser no es una manada, porque por encima de todo en las Manadas las lobas nos cuidamos. Vosotros, depredadores sin grupo que vagais por las estepas solos no sabeis lo que es una manada: LA MANADA SOMOS NOSOTRAS.

Y si tocais a una, nos tocais a todas.

Ilustración: Chiara Bautista

Anuncis

Arbres

Estàndard

Sento des del cos que habito com la pell se’m torna freda. Sento el fred perifèric que em produeix petites clapes de gebrada damunt l’epidermis i com aquest fred és converteix en un radar que em manté alerta, a l’aguait. És un dormir sense dormir; un morir sense morir. I habito també la bromera que es desprèn del clavegueram d’aquesta grisa ciutat, on palpito. I que estimo perquè en conec els carrers, les seves virtuts i els seus defectes. Però de la qual voldria fugir per començar una nova vida, amb tu. Mentre m’aturo rotonda a rotonda, semàfor a semàfor, i em sagno incansable.

On és la primavera? Perquè aquest fred inacabable em remou les entranyes i m’obliga a amagar-me sota capes de mantes, custodiada pels meus gossos. Que m’apaga les ganes d’escriure mentre el meu cervell dispers és distreu pensant en els ocells. I en els gats. Tinc ganes de vestir-me la pell amb rajos de sol i treure’m l’etern hivern del cos, que se’m desploma.

I jugo poc a poc, pas a pas. Com quan tu i jo jugavem a enamorar-nos. Amb la rialla als llavis i les bromes a la butxaca. Recordo com reiem, i el sol que feia. Jo em descalçava per trepitjar l’herba tendra i tu em miraves somrient. I fumaves d’aquella manera que a mi em sembla tan teva i que m’agrada tan. Per això, sota les mantes de l’hivern fred, encara et miro mentre fumes. I em sorprèn que m’ocupis tan espai al cos, quan de nit m’abraço a tu i et clavo els peus gelats sota la manta per fer-te enfadar d’aquella manera que no és enfadar-se. Perquè aviat desgelaran les muntanyes i els llacs i els rius s’ompliran d’aigua freda. I tu i jo haurem donat una volta al Sol, junts. Agafats de la mà d’aquella manera, com quan caminavem per Pamplona, sorpresos de poder observar el cel i les façanes. Sense pressa. Jugant a poc a poc com ho fem tu i jo, entre bromes. I ens vestirem d’estiu, deixant enrera el fred que ens ha acompanyat pels carrers grisos d’aquest indret on hem decidit viure i plantar arrels, per créixer amunt com els arbres.

Escates

Estàndard

Em despullo de la meva pell de rèptil, que m’ha quedat petita. Les antigues escates ja no brillen i apreten aquest cos que m’acompanya. El fred ha tornat i necessito abrigar-me de nou. Per lluir el meu vestit brillant m’he obert fins les entranyes, anhelant un nou estiu. He descobert tots i cada un dels meus òrgans i te’ls he servit en una safata d’argent perquè els cuidessis. I tu, a l’espera que em creixi la nova pell, aguantes pacientment les meves baixades a l’infern, sabent que aquestes immersions em renovaran en un procés catàrtic.

Canviar de vestit sempre és dolorós. Estripes les antigues teles adherides al cos. Enganxades. Deslluides. Arrelades a l’ epidermis com si formessin part d’un tu que ja no existeix. Arrenques poc a poc les capes que et cobrien sentit el dolor de quan renuncies a alguna cosa que era teva, i ja no ho és. Augures un futur millor. Amb un nou vestit que et cobreixi el cos. Que t’abrigui. Recomposes els teus òrgans col.locant-los amb aquell amor que és mereixen: el cor, l’estómac, l’úter. Cada un al seu lloc en perfecte estat. Me’ls retornes enbellits, mimats, cuidats. Els has estat vetllan, damunt de la safata, com si fossin teus. Perquè són tan teus com meus, ara que vius aquí. I amb un somriure me’ls vas donant, un a un, amb delicadesa. I jo me’ls miro, mentre els torno al seu lloc i em tanco el cos a poc a poc. Amb l’espera que creixin aquestes escates noves, més fortes i més boniques. Perquè quan canvies de vestit sempre és per mirar endavant, per avançar. Sense morir de fred.

Horror vacui

Estàndard

Horror vacui: Expressió llatina que significa ‘horror al buit’. Originalment expressa un concepte filosòfic; s’usa també en el món de l’art quan es fa referència a vasos de tal manera atapeïts de figures geomètriques que sembla que realment es tenia por de deixar algun espai buit. Actualment s’aplica en un sentit més general. 

És des d’aquest horror al buit que ens enfrontem a la mort. Des de la sensació d’haver deixat un espai en blanc on no hi hauria de ser. Quan se’ns encallen les paraules i els pensaments. I només hi ha el buit. A la cadira, al penjador, a la llista, en mi.

La mort és una trajectòria eterna, un vella coneguda però sovint amagada dins l’inconscient. Disfressada. Escombrada sota l’alfombra, perquè ens enfronta a la fragilitat de la nostra pròpia existència, dels nostres cossos, de la nostra eternitat. Descobrint-nos finits, prescindibles, oblidables. I això ens fa sentir vulnerables, i sols. I buits.

Aferrant-nos als moments vitals, als moments viscuts. Als records que se succeeixen l’un darrera l’altre per fer-nos creure importants, imprescindibles, influents. Negant-nos a la idea de perdre el nostre cos per convertir-nos en papallones que colpegen els vidres de les cases, quan els nens se’n van a dormir. Perquè aquests moments omplin espais, sense escriure punts ni comes. L’un darrera l’altre viscuts amb rapidesa per completar aquells fugaços moments de res.

Però quan ens enfrontem a la mort cara a cara, quan li veiem posar la mirada damunt d’algú, és quan prenem consciència de la nostra pròpia inconsistència. Sentim aquella necessitat vital de posar paraules al que estem vivint per poder-nos impregnar de cada instant, per petit que sigui. Embolcallar el nostre cos de les emocions que suren entre nosaltres. Parar el temps per respirar i seguir endavant. Assumir que som éssers finits, prescindibles i oblidables. I treballar per transportar al màxim nivell tots aquells petits retalls que confegeixen la vida de totes i cada una de les persones que ens envolten. I seguint-ne parlant, compartint el material, menjant mandonguilles i mantenint els seus noms a les nostres llistes.

Oferint un espai visible a tots aquells i aquelles que han marxat; per assegurar-nos que quan marxem nosaltres, la resta també ho farà.

Dialogos III

Estàndard

Un día le pregunté a Diós porqué se había llevado a mi madre. Él se encogió de hombros y me respondió: Eres una niña oscura. Serás una Bruja. En otras vidas has muerto quemada en la hoguera. Tu útero sangra oscuro y rubí. Engendrarás cachorros tigres y lobos que correrán tus pasos. No se callarán. Por eso me llevé a tu madre. Para hacerte fuerte. Miré a ese Diós, que se decía ser el único, y le pregunté por mis hijxs. Los venideros. Tendrás un niño Sol – me respondió- trepará para llegar alto y llevará el nombre de las piedras. Se criará escéptico a cualquier creencia y dudará de la existencia del Mundo. Será dificil darle respuestas; pero os amareis con una fuerza que moverá montañas. 

Después vendran dos niñas. Fuertes y tenaces. Rubias como la luz y con la piel color de arena y miel. Serán dulces y ariscas como gatos. Correrán con la manada y hablarán con los animales. Sus risas refrescaran los valles y sus llantos harán temblar la Tierra. Trenzales el pelo, para que sean guerreras. – En ese momento decidi llamarlas Valkirias.

Cara a cara, ese Diós y yo nos quedamos en silencio. Él expectante, yo pensativa. 

-Entonces voy a renunciar a ti para encontrar en mi las respuestas- afirmé.

-Sí.

La oscuridad se cerró en torno a mi. No podia oír a mis ancestras. No escuchaba mis Musas. Sentada pensé en mis hijxs. El niño Sol y las Valkirias.

-Habrá un bebé que no vendrá porque se escurrirá entre tus piernas como un pez. Debes amarlo, también. Y agradecerle su existencia pues te va a señalar el camino. Solo un hombre valiente puede acompañarte, pues los cínicos y los miedosos quedaran en la sombra, estando a tu lado.- 

Yo, niña pequeña, oscura y sin sangre me lamenté por la perdida de una madre que se fué demasiado pronto. Y crecí corriendo descalza, alimentando la Tormenta y el Desierto. Sin saber que tambien había un Océano en mi. 

Parí tres cachorros y dejé irse al cuarto, tal como me había indicado un Diós en el que no creía. 

A mis 37 me convertí en ingrábida. Perdí un peso que me arrastraba y lloré en silencio sabiendome Niña Oscura, Bruja. Sabiendome Tormenta y Desierto. Floté. Levité. Lloré. Lloré a grandes bocanadas de pez. Abriendo la boca immensa para tomar aire. Sollozé hasta sentirme morir, convulsionando perversa, navegando entre el deseo, la pena y la alegria. Hasta que se me secaron las lágrimas. Entonces recordé todas mis muertes, una y otra vez. Renací más oscura que nunca. Sin tonos de gris ni blanco, de un negro azabache. Oliendo a fuego, a llamas. Oliendo a Bruja. Yo, Niña Oscura que sangra cada veintiocho días decidí conjurar a los Astros. Llamé a mis Musas. Amé mis Valkirias y mi niño Sol, hecho de Luz. Amé mis leonas y mis lobas. Amé mis gatos y mis perros. Me abrí en canal. Dejé escapar a mis Monstruos y supe donde queria estar. 

Le dije a Diós:- me he encontrado. Sé dónde estoy, y no es contigo.- decidí irme y Él me dejó marchar. Preferí ser hereje, pero me sentí Libre. Y en ese andar me enraicé en Nuestra casa, junto a ti.

Photo by RocHur

Valkiria

Estàndard

Yo he bajado a los infiernos. He sorteado las tres cabezas del Can Cervero y he cruzado la laguna Estigia, pagandole a Caronte su deseada moneda. He andado con las almas, que me han preguntado como estaba la vida en las alturas. He olido el azufre y me he mirado al espejo. Entonces, he tocado fondo. Me he quedado tumbada en el suelo, intentando soltar el mínimo aliento y llorando las lágrimas más negras que nunca han salido de mi cuerpo.  Y tendida en el pozo más oscuro que se habita en los infiernos he escuchado el

latido de mi corazón. Asincopado. Dolorido. Medio muerto y destripado. Derramando sangre por doquier. Mezclandome con el lodo mientras intentaba sonreir. Sobrevivir. No morir.

En la negación perpetua de la vida, viacrucis interminable de andares dolientes, he cruzado la mirada con un Hombre. Que me ha vestido de risas. Me ha entregado espadas y cuchillos. Me ha nombrado Valkiria con voz amorosa y ha procurado que mi alma se derramara como la luz del sol entrando por los ventanales. A deshora. Siempre tarde. Perdiendo el tiempo entre besos. 

Valkiria, me ha llamado. Porque ha visto mis pinturas de guerra. Mis armas más profundas. Me ha leído leona protectora de sus cachorros, que ahora son uno más. Y se ha sentado a mi lado, esperando a empezar nuestra gran victoria.

Robando(te)

Estàndard

La próxima vez que me mires, cabalgaré al galope los ríos. Seré yo más Yo que nunca. Fría, mojada y rebelde. Llevaré el pelo suelto y una sonrisa en los labios, porque habré conquistado el mundo y las lluvias caeran al son de mis poemas, como recitando versos. 
La próxima vez que me mires, treparé montañas sin árboles. Seré la Tormenta más dura que habrá caído en tu cuerpo. Desplegaré rayos y truenos como si fueran carcajadas para que me oigas reír.

La próxima vez que me mires, danzaré descalza en la arena y me enraizaré en el suelo. Mis manos tocaran el cielo y me creceran hojas tiernas en las puntas de los dedos. Poseeré la sabiduría de los árboles y mi corteza sabrá a licor de flores.

La próxima vez que me mires, gritaré des del alma tu nombre. Con la boca cerrada y el cuerpo abierto en canal, dejando huir los demonios que me persiguen y me habitan. Escampándolos por el mundo como sombras oscuras que van a tener que esconderse en otros lugares.

Por que la próxima vez que me mires yo seré Una. Seré Otra. Habré galopado ríos, subido montañas, danzado desiertos y gritado nombres. Me habré convertido en Tormenta y habré conquistado el Mundo. Y mi sonrisa llevará escrita la palabra Libertad.


Photo by Roc H. Dalmases